Oculto

Se desvaneció.

Gotas, lluvia difuminada en su rostro, lágrimas dibujando sonrisas, carcajadas mostrando debilidad, ojos albergando deseo, palabras conteniendo ira, labios encerrando pasión. El tiempo, cierra las puertas y vuelve abrirlas sin tener en cuenta si la corriente las entorna o si la fuerza es mayor que la cerradura nunca encuentra su final. Así de fácil, sencillo, como contar hasta diez, cosas de niños, o eso creemos. Pero somos engañados, despojados de todo pensamiento para caer en el olvido. Secuestrados, atados y maltratados, expuestos a torturas devastadoras, noches de insomnio y locura transitoria. Miedos que vienen y van, que se balancean con el canto de una nana infantil, la risa malévola del niño vuelve a retumbar en lo más profundo de la penumbra, el frió se introduce en tus huesos devorándolos con ímpetu y con saña, nunca se sacia. Somos débiles, una presa fácil encerrada en el territorio carnívoro de la amargura.

6241023312_f9fe14e48c

 

Una noche mas

Se desprendían pedazos de cielo sin razón coherente ni existencial, fuera de la comprensión humana se posaban cual ceniza arrastrada por los vientos tormentosos ante las puntas de mis pies descalzos, revoloteando en remolinos acordes a la desesperación mental construida por los peores arquitectos que puede albergar mi humilde cabeza. Era una lluvia incesante y espléndida a los ojos humanos poco habituados a la oscuridad. En busca de la esperanza perdida en el pasado construyendo una figura etérea y esperanzadora que me sacara de la locura. Ante mí, un único camino, el correcto. Me hablaste con dulzura y con claridad posando sobre mágicas palabras de anhelo y lujuria, acunándome sobre tu regazo verbal y acariciando mi cuerpo con tu mirada casi espiritual. Enseguida me convertí en esclavo de tu pasión y amante de mi cautiverio, hubiera sido una temeridad deshacerme de las ataduras a las que me aferraste con pura seda metálica, ya era demasiado tarde para dar la vuelta y correr en sentido contrario a cualquier movimiento tuyo, ya no. Envenenándome a pequeños transcursos de tiempo,  mi vista cada instante  era más nublada y más confusa, mis pensamientos aunque pareciera extraño se iban agrupando y segregando euforia. No tenía capacidad de reacción, insuficientes eran mis esfuerzos por mantener los ojos abiertos y buscar un aliado en la oscuridad, demasiado tarde ya, intente rozar mi piel pero era una imaginación bastante real, cayendo a grandes zancadas en un abismo cada vez más hondo me iba dando cuenta, lo estaba, muerto.

 Imagen

Parte 1.

Despertó, pero a los ojos de la oscuridad seguía dormido.

Sucumbido en una desesperación absoluta, una locura transitoria recorría su cabeza a una velocidad endiablada, dejando tras de si sufrimiento y lamento por doquier. El mero hecho de alejarse de  la sombra ya era un sacrificio para el que no había nacido. Envuelto y difuminado en un mar rojo espeso que cubrían sus manos hasta las profundidades de las uñas,  asió con ímpetu un mechón de cabello, tiro con fuerza hacia si para después relamerse los labios al contacto con su boca, profunda, sedosa, húmeda. Aquel placer ya valía un ínfimo pedazo de libertad, tan cara como el beso recién robado. Siguió la ruta marcada con una mirada, no su mirada, si no la del pecado reencarnado  se alzaba ante el como una diosa despampanante llena de jubilo y picardía, pillería y maldad, una altura próxima a la suya hacia mas fácil el juego. La cara alargada terminando en una barbilla casi perfecta, y digo casi porque no hay perfección alguna que exista. Sus ojos irradiaban demasiada luz para la oscuridad que contenían, frágiles, pero grandes, atrayentes, pero desconfiados, una nariz por donde las lagrimas deberían caer con gracia y facilidad, pero eso no era para ella. La boca, que voy ha decir de esa maravilla esculpida por los dioses antes de convertirse en eso mismo, mentiras. Llena de fuego liquido, pasión y regocijo adornada con unos  labios que  a su vez eran compuestos por pequeños surcos donde poder jugar cual niño travieso,  deseoso de explorar sin miedo a ser mordido y devorado. Unas orejas que sobresalían lo escaso de entre la melena oscura camuflada por la poca luz que había en ese cuarto, deslumbrantes, sin más, hechas para oír. La unión entre su cuerpo y aquel rostro esculpido  era un cuello bello hecho para besar y recorrer oliendo el perfume que emanaba de su piel. Los pechos de pura porcelana luminiscente, grandes pero sin alimentar el hambre de ansia. El ombligo era el principio del fin, era el prólogo de la locura, un encantamiento como nunca jamás se había visto dormitaba dentro, una vez cruzaras esta frontera ya no había vuelta atrás, tu mundo cambiaba.

Imagen

¿Feliz? Navidad

La Navidad, esa fecha en la que rebosa el cariño, la simpatía, la bondad, donde las calles se visten de gala dejando a un lado los harapos grises de la monotonía. Donde el consumismo se apodera de nosotros intentando llenar vacíos con objetos materiales, esos días en los que desempolvamos el baúl de los misterios y sacamos del fondo las múltiples caras de Mr.Potato cambiando nuestra cara seria, alargada y triste por una amplia sonrisa de oreja a oreja, los ojos el doble de grandes e iluminados. Bendita hipocresía, por favor, déjate puesta tu cara, la de bulldog enfurecido, rebosante de rabia, quítate la carteta de la falsedad y se tú mismo, prefiero eso a que me muestres a una persona completamente desconocida que no volveré a ver hasta dentro de 365 días. En fin, esos días…

 

foto123234

Final

Todo empieza.

Su cara sonriendo atravesando los muros de la multitud, su sonrisa brillante acompañada de esos bucles rubios cayendo sobre sus pómulos. La risa entrecortada y contagiosa capaz de asilarte de la sociedad y sumirte en un sueño con un protagonista. Conversaciones extendidas por el calor de su compañía y la dulzura de su aliento. El calor de sus ojos cristalinos como mar virgen, exento  de contaminación y de la gente, expuesto solamente para que disfrutes del baño, sin prisas, pero sin pausas. Tinta impregnada en la piel, recorrida con tus delgados dedos, siguiendo un patrón hasta desembocar en el acantilado de su cuello, acariciado y besado con ímpetu. Su cara desencajada producida por el orgasmo, por el contacto físico en la fría noche, enfocados por las estrellas, siendo participes de lo salvaje, lo pasional y lo criminal. Unos labios carnosos, llenos de recovecos donde posar los tuyos, donde poder recorrerlos con tu lengua. Manos suaves, capaces de dormirte con solo su roce, o despertarte con una simple caricia.

Y todo acaba. 

 

 

Imagen

Desde mi ventana

Desde mi ventana observo venus, un punto brillante, insignificante, diminuto. Hace que me sienta minúsculo en este planeta, alguien mas, del montón, un grano de arena mas en un inmenso desierto sin vida, sin metas que conseguir, incapaz de moverme si no  es por el viento que me impulsa a su antojo en una dirección y en otra. Choco y vuelvo a chocar con mas granos de arena sin encontrar un sitio, el sitio perfecto para que así el viento me deje tranquilo y por fin conozca ese grano que tanto ansió, con el que pasar el resto de mi inerte vida. Me siento como un preso recién fugado de alguna cárcel en la que alguna vez fui injustamente encerrado, incapaz de hacer nada para demostrar mi inocencia, sometido al aislamiento de paredes grises, agrietadas, descolchadas y comida nauseabunda, sin contacto humano, sin la luz del amanecer abarrotada de vida, sin la luz del anochecer cargada de sentimientos, de afecto, de contacto físico humano. Desde mi ventana veo Venus, desde mi ventana me hacen creer que diviso un punto de luz en una noche perfectamente dibujada en un tapiz vacío, lleno de barrotes cada vez más oxidados por la lluvia y deteriorados por el tiempo. Desde mi ventana ya no veo Venus, ya no veo libertad, solo veo mi rostro envejeciendo y la puerta cerrada.

Ayúdame

Déjame dibujar sonrisas en las nubes, déjame coser el cielo con la punta de mis dedos, déjame arrancar las estrellas de la noche para que me hagan compañía, déjame pintar la luna de colores, déjame vaciar el mar y caminar sobre el barro, déjame robar el aire, déjame arrancar los colores del paisaje, déjame teñir el atardecer de negro, déjame respirar las mentiras, déjame bañarme con la oscuridad, déjame imaginarme caminos y perderme en ellos, déjame desprenderme de la realidad y ahogarme en el vacío del silencio, déjame encontrarme en el humo, déjame despertarme en la noche y andar hacia ti, déjame ser libre. No me dejes cumplir las fantasías, no me dejes caminar solo, no me dejes imaginar en la soledad, no me dejes nadar en lo surreal, solo déjame tocarte, sentir el contacto de tu piel contra la mía, déjame sentir tu calor, tu sonido, oír tu risa, ver tus ojos, tu silueta en la penumbra, tu mano aferrándome para que no caiga en lo desconocido, déjame oler los olores prohibidos, déjame aferrarme al futuro sin miedo, sácame de mi escondite en esta sociedad, ayúdame a ser libre, pero hazlo a mi lado.

 

Verdadero – Falso

Me arrancaste la piel con solo tocarme, me robaste el silencio con un mínimo roce de de tus labios, me entregaste a la locura con el sonido de tus palabras, me desgarraste el corazón con un grito de pasión. Mercenario y esclavo utilizándonos  según los intereses meramente sexuales, la compasión la dejamos a medio camino de la cama, con la ropa arrancada con brutalidad haciendo que tus uñas rasgaran parte de mi cuerpo dejando un rastro de sangre hasta la habitación. Los gritos aumentaron con el transcurso de los minutos, las lágrimas desbordadas empapaban las sábanas mezclándose con nuestro propio sudor. Tus ojos clavados en los míos, tus piernas rodeando mi cintura, tu carne junto a la mía  tu boca, mi boca.
Todavía no soy plenamente consciente de si la  ficción superó la realidad, pero de lo que estoy plenamente seguro es que las cicatrices producidas por el desgarro de mi piel siguen y se realzan con la luz del amanecer.

 

Corre


Pinturas salpicadas de colores en tu rostro, plasmadas en un tapiz, fotografías marchitas por el paso del tiempo, recuerdos todavía vivos en tu cabeza. Todos tus pensamientos, ilusiones, acciones están marcadas por un mismo patrón, un patrón impuesto sin derecho, una ley impuesta contra tu voluntad. Tu decidiste ese decreto injustamente llevado a cabo por tus miedos, por las lágrimas derrochadas en un pasado no muy lejano, por la amargura que te llevo a la oscuridad, por la sangre derramada en una miserable herida. Pasan las horas, los días y el tiempo hace justicia y tu caes sin compasión en un abismo oscuro del que no encuentras a donde aferrarte, donde poder permanecer en vilo y seguir ascendiendo dejando atrás la oscuridad y abriéndote camino hacia la claridad del sol en el horizonte. Coge mi mano y escapemos juntos de la oscuridad, corramos y hagamos caso omiso al olvido, a los miedo de la infancia.

 

Capítulos

Era una noche cálida con muchas horas por delante para disfrutar los minutos siguientes, el bullicio de la gente a mí alrededor era ensordecedor, desconocidos se cruzaban en la oscuridad, las palabras brotaban con la misma facilidad de una flor silvestre.
El alcohol ingerido se desplazaba amigablemente poco a poco por mí garganta, el sabor dulce se quedaba escasos instantes en mí paladar para así disfrutar del elixir venenoso.

La incomodidad de la compañía tan placentera en el pasado se iba diluyendo poco a poco a cada trago, a cada mirada cruzada con una nueva estrella que lucía en el firmamento.

La espontaneidad de mí persona, unido a un temor venido a menos hacía más fácil el contacto verbal. Allí sentado, en la arena empezó todo, era el principio de una história con un final escrito, pero todavía faltan capítulos que escribir, lágrimas que derramar, risas que presentar, sentimientos que aflorar.
Solamente fueron unas horas las que pude contemplar con mis ojos aquel astro nuevo, la luz de la luna reflejada en sus ojos te hipnotizaba, la calidez de sus palabras te abrazaban, el sonido de su risa te contiagaba. En esas horas en las que pude apreciar su compañía me sentía un privilegiado, me costaba apartar la vista y concentrarme en el resto de la gente. Si me hubiera dado un solo minuto para contemplarla el resto de la noche nos hubiera sobrado para saber que la historia había que acabarla. Ahora, pasado el tiempo, la luz de aquella estrella se hace más luminosa con el paso de los días, tengo otra oportunidad, una y posiblemente la última para escribir la historia y continuarla.