Resurge

Nos levantamos para volver a caernos, creemos para volver a olvidar, corremos para cansarnos, reímos para después saber llorar, amamos para saber marcharse. Estoy harto de aprender a cada paso que doy en mi vida, harto de saber, de conocer. Solamente quiero dejarme llevar con la brisa de la mañana, deslizarme con las gotas del rocío, ser arrastrado por la marea mientras mis restos chocan contra los acantilados, sin más horizonte que poder ver.

A primera vista lo detestamos, lo odiamos, lo repudiamos, rechazamos, escupimos, insultamos, arrancamos de raíz cualquier sentimiento, desgarramos hasta ver caer la sangre para no volver  a ver, sentir, degustar, mirar, oler lo más primitivo de los instintos humanos. Pero es la propia gravedad de la tierra la que nos indica el camino y caemos en un coma inducido para así intentar que el dolor sea menor, sin resultados solamente nos apuñalan por las espalda mientras las carcajadas desencajadas vuelven a retumbar en el ambiente, penetrando e hiriendo cada órgano hasta hacerlo añicos, ceniza en un cenicero abarrotado de colillas mal apagadas con marcas de carmín, del barato, el de las putas.

Ves la luz, la brisa, el rocio…No sientes, flotas, te dejas llevar de la mano etérea que siempre te acompaña, pero tu no haces preguntas eres demasiado insensato, confiado. La luz cada vez se va haciendo mas brillante, mas fuerte, mas hiriente hasta que al final….Nada, vacío, soledad, tristeza, amargura, desolación, consuelo, lágrimas. Has caído por el acantilado para poder levantarte de nuevo, retar al sol a un pulso de miradas, quemaras tus pupilas por ganar, por recuperar lo que es tuyo, lo que una vez te arrebataron y la oscuridad se quiere quedar.

No.

La vida es tuya, la sonrisa, los besos, el amor, la alegría, el sexo, los abrazos de bienvenida. Su mirada en la noche, en el día, en tu día, en tu vida.

Levántate, lucha, y persigue tus sueños hasta hacerlos realidad, ellos no van a luchar por ti.

resurgir

Para ti.

Para mi.

Reencuentro

 

Todo comienza en el momento en que un recuerdo es revivido a la perfección por tu cabeza, ese instante en el que tu, tu cuerpo y tu mente estáis completamente idos de la realidad, en que eres un ente, solamente estas ahí de forma física no espiritual. Ese recuerdo llega como una luz, un fogonazo, sin avisar si quiera, pero lo hace con tanta fuerza que te trastoca entero llegando a hacer que pierdas todo coherencia que habita en ti. No se si será las sensaciones positivas que guardas, los sentimientos que puedes llegar a sentir o que directamente confundes. Las risas, las caricias, los besos, o simplemente aquellos buenos momentos que pasaste. Da igual que es lo que sea, lo importante es que ese recuerdo se ha instalado de forma ilegal y sin avisar en tu cabeza.

El reencuentro es como esperabas, feliz, cálido, amigable, como siempre fue su presencia junto a ti. Todo transcurre de manera tan natural que no parece que los minutos, horas, días o incluso meses hallan pasado entre vosotros dos. Todo sigue igual, no hay nada diferente que haya cambiado en vuestra situación. Los pensamientos vienen y van intercalados de dudas, muchas dudas, no sabes si reaccionar de la forma en que tus instintos te lo piden a gritos, no sabes si harías lo correcto o no, tu conjunto entero esta de acuerdo como pocas veces pasa en la vida, pero te estas quieto, no quieres estropear aquello que ya estropeaste.

Puede que sea el miedo a aventurarse en un una historia narrada por ti, con dos protagonistas elegidos al azar de casualidad en una noche de otoño, o directamente la cobardía que te reconcome por dentro, el hecho de aferrarte a una persona y dejar de pensar libremente, que tus impulsos se instalen de manera definitiva o por lo menos temporal, de seguir un camino por el cual circulabas solo escogiendo aquellas salidas que mas te gustaban. Son muchas las preguntas a la cobardía, al miedo, pero solo hay una correcta y solo la sabes tú, pero piénsala con cuidado y tranquilidad ya que va a ser tu elección.

 

No dejes que esos recuerdos se vayan nunca de tu cabeza, significan algo especial.