Otra vez

Mis pensamientos electrificados por la fuerte corriente que circula en el ambiente impiden que puede llegar a oír los fuerte latidos de mi corazón, que intensivamente me manda señales, que le haga caso y me dejé arrastrar aunque sea una sola vez por la marea.

 

Hace tiempo que el mar está en reposo, las tempestades suenan a edades antiguas, palabras ahogadas con las sirenas muertas. Sirenas, bellas, eléctricas, hipnóticas y a la vez malvadas, capaces de ser carnívoras y arrancarte el aliento de un bocado para luego regurgitarlo y esparcirlo por la borda.

Pero no todas las sirenas son malvadas, la excepción se esconde en las profundidades, donde la presión es tan densa que ni la propia luz es capaz de atravesar, donde habitan las peores criaturas, propiamente sacadas de libros de fantasía.

Esa propia fantasía es la que quiero volver a experimentar, hacerme fuerte, ser valiente y tener el coraje suficiente para poder surcar las profundidades, plantar cara a cualquier atisbo de peligro, derribar cualquier barrera, la falta de luz, la angustia por no poder respirar, conseguir lo que fui a buscar y salir a la superficie tomando esa bocanada de aire que me sepa como el primer beso, aquel beso torpe, lento, frío, pero a la vez con la cantidad de calor que proporciona a mi cuerpo la dosis necesaria para sentir la llama interior, hacer que la corriente que circula por mi cuerpo haga caso omiso a la señales de tráfico impartidas por mi cerebro y exploten, llenándome de luz. Esa luz necesaria para ver mi camino, y así poder tomar el correcto y gritar sin miedo, en el punto más alto, que por fin soy libre.

Desde mi ventana

Desde mi ventana observo venus, un punto brillante, insignificante, diminuto. Hace que me sienta minúsculo en este planeta, alguien mas, del montón, un grano de arena mas en un inmenso desierto sin vida, sin metas que conseguir, incapaz de moverme si no  es por el viento que me impulsa a su antojo en una dirección y en otra. Choco y vuelvo a chocar con mas granos de arena sin encontrar un sitio, el sitio perfecto para que así el viento me deje tranquilo y por fin conozca ese grano que tanto ansió, con el que pasar el resto de mi inerte vida. Me siento como un preso recién fugado de alguna cárcel en la que alguna vez fui injustamente encerrado, incapaz de hacer nada para demostrar mi inocencia, sometido al aislamiento de paredes grises, agrietadas, descolchadas y comida nauseabunda, sin contacto humano, sin la luz del amanecer abarrotada de vida, sin la luz del anochecer cargada de sentimientos, de afecto, de contacto físico humano. Desde mi ventana veo Venus, desde mi ventana me hacen creer que diviso un punto de luz en una noche perfectamente dibujada en un tapiz vacío, lleno de barrotes cada vez más oxidados por la lluvia y deteriorados por el tiempo. Desde mi ventana ya no veo Venus, ya no veo libertad, solo veo mi rostro envejeciendo y la puerta cerrada.