Otra vez

Mis pensamientos electrificados por la fuerte corriente que circula en el ambiente impiden que puede llegar a oír los fuerte latidos de mi corazón, que intensivamente me manda señales, que le haga caso y me dejé arrastrar aunque sea una sola vez por la marea.

 

Hace tiempo que el mar está en reposo, las tempestades suenan a edades antiguas, palabras ahogadas con las sirenas muertas. Sirenas, bellas, eléctricas, hipnóticas y a la vez malvadas, capaces de ser carnívoras y arrancarte el aliento de un bocado para luego regurgitarlo y esparcirlo por la borda.

Pero no todas las sirenas son malvadas, la excepción se esconde en las profundidades, donde la presión es tan densa que ni la propia luz es capaz de atravesar, donde habitan las peores criaturas, propiamente sacadas de libros de fantasía.

Esa propia fantasía es la que quiero volver a experimentar, hacerme fuerte, ser valiente y tener el coraje suficiente para poder surcar las profundidades, plantar cara a cualquier atisbo de peligro, derribar cualquier barrera, la falta de luz, la angustia por no poder respirar, conseguir lo que fui a buscar y salir a la superficie tomando esa bocanada de aire que me sepa como el primer beso, aquel beso torpe, lento, frío, pero a la vez con la cantidad de calor que proporciona a mi cuerpo la dosis necesaria para sentir la llama interior, hacer que la corriente que circula por mi cuerpo haga caso omiso a la señales de tráfico impartidas por mi cerebro y exploten, llenándome de luz. Esa luz necesaria para ver mi camino, y así poder tomar el correcto y gritar sin miedo, en el punto más alto, que por fin soy libre.

Anuncios

Resurge

Nos levantamos para volver a caernos, creemos para volver a olvidar, corremos para cansarnos, reímos para después saber llorar, amamos para saber marcharse. Estoy harto de aprender a cada paso que doy en mi vida, harto de saber, de conocer. Solamente quiero dejarme llevar con la brisa de la mañana, deslizarme con las gotas del rocío, ser arrastrado por la marea mientras mis restos chocan contra los acantilados, sin más horizonte que poder ver.

A primera vista lo detestamos, lo odiamos, lo repudiamos, rechazamos, escupimos, insultamos, arrancamos de raíz cualquier sentimiento, desgarramos hasta ver caer la sangre para no volver  a ver, sentir, degustar, mirar, oler lo más primitivo de los instintos humanos. Pero es la propia gravedad de la tierra la que nos indica el camino y caemos en un coma inducido para así intentar que el dolor sea menor, sin resultados solamente nos apuñalan por las espalda mientras las carcajadas desencajadas vuelven a retumbar en el ambiente, penetrando e hiriendo cada órgano hasta hacerlo añicos, ceniza en un cenicero abarrotado de colillas mal apagadas con marcas de carmín, del barato, el de las putas.

Ves la luz, la brisa, el rocio…No sientes, flotas, te dejas llevar de la mano etérea que siempre te acompaña, pero tu no haces preguntas eres demasiado insensato, confiado. La luz cada vez se va haciendo mas brillante, mas fuerte, mas hiriente hasta que al final….Nada, vacío, soledad, tristeza, amargura, desolación, consuelo, lágrimas. Has caído por el acantilado para poder levantarte de nuevo, retar al sol a un pulso de miradas, quemaras tus pupilas por ganar, por recuperar lo que es tuyo, lo que una vez te arrebataron y la oscuridad se quiere quedar.

No.

La vida es tuya, la sonrisa, los besos, el amor, la alegría, el sexo, los abrazos de bienvenida. Su mirada en la noche, en el día, en tu día, en tu vida.

Levántate, lucha, y persigue tus sueños hasta hacerlos realidad, ellos no van a luchar por ti.

resurgir

Para ti.

Para mi.

Palabras

 

Todo comienzo es dulce, lo saboreas como si fuera el primer bocado de tu vida, al introducir ese manjar en tu boca tus sentidos se nublan dejando pasar todas las sensaciones irracionales por tu cuerpo, tus músculos se contraen por la fuerte implosión que se produce dentro de ti, el desenfreno entra sin avisar haciendo que lo racional y lo correcto no exista en tu vida. Te dejas llevar por las sensaciones producidas, por la novedad del momento, por la calidez de la piel ajena en contacto con la gelidez de la tuya. El beso se hace esperar producido por el nerviosismo que habías conseguido olvidar al estar enfrente del sexo opuesto. El momento llega rápido, cortante, dejándote sin aliento, sin tiempo para reaccionar solamente puedes seguir el compas de su boca, el juego que su lengua quiere empezar con la tuya, las caricias son cada vez mas intensas mas fuerte, vuestros cuerpos entran en una batalla limpia en la que no habrá ningún ganador solamente es por el placer de luchar. La intensidad de la noche en vuestras cabezas avanza a la vez que la pasión se apodera del ambiente, los cristales cada vez más opacos hacen que tus ojos no capten la belleza de la noche, que solo te concentres el la belleza humana que se cierne sobre tu cuerpo. Los besos, caricias, abrazos siguen de forma descontrolada a la vez que los minutos pasan en forma de centésimas de segundos. Eran demasiadas las sensaciones que tu cabeza llego a mezclar en tan poco tiempo, la necesidad de otra persona en tu vida apoderada por el miedo a que alguien te acompañe en tu viaje, los días transcurren de forma rápida y alocada, la comodidad se va haciendo hueco en la monotonía, la intensidad acrecienta de manera intensa y tus pensamientos están confusos, el miedo vuelve a ti como si nunca se hubiera ido, resignándose a dejar tu cuerpo. Las palabras que salieron de tu boca conectaron de manera inmediata con las que tus oídos recogían, pero fueron insuficientes, cada uno tenia una percepción distinta de esas palabras.

 

 

Búsqueda

La noche se cierne sobre mi coche, la brisa cálida más propia de una noche de primavera se cuela por la ventanilla acariciando mi rostro todavía despierto, la música y sus vibraciones se cuelan por mi piel y erizan mi pelo. A cada calda de mi cigarro mas me introduzco en mi subconsciente, el humo producido por el mismo dibuja figuras en el interior de mi coche haciendo que me introduzca en un sueño ligero pero armónico.

Miro al horizonte y veo las luces de la civilización mientras yo oculto tras la oscuridad intento alejarme de ella, de huir. Son varias las sensaciones que circulan por mi cuerpo y los pensamientos que divagan por mi cabeza, mi mente poco a poco se va alejando de la realidad, de la noche y se va vaciando. El tiempo no existe en este momento, a cada minuto que transcurre entre el metal azul de mi coche me desvanezco, una parte de mi se escapa de mi cuerpo flotando, evaporizándose hacia el exterior, hacia el cielo. Intento comprender esta sensación que hacia tiempo que no sentía y experimentaba, me dejo llevar, no hay ningún guía en este trayecto, ya lo conozco pero hacia tiempo que no lo transitaba. El cigarro se consume al igual que el tiempo, se acerca el final, lo presiento, la comodidad del momento, la calidez del instante me hacen aferrarme mas a esta sensación que hacia tiempo que necesitaba, me he encontrado a mi mismo. Una  luz destella a mi izquierda, el fogonazo se introduce e impacta contra mi rostro escondido en la noche, la luz es tan fuerte que mis parpados se ven obligados a abrirse. Se aproxima un coche, caigo de nuevo en mi cuerpo, flotando, deslizándome de forma suave y armónica, pongo en marcha el motor y acelero.

Reencuentro

 

Todo comienza en el momento en que un recuerdo es revivido a la perfección por tu cabeza, ese instante en el que tu, tu cuerpo y tu mente estáis completamente idos de la realidad, en que eres un ente, solamente estas ahí de forma física no espiritual. Ese recuerdo llega como una luz, un fogonazo, sin avisar si quiera, pero lo hace con tanta fuerza que te trastoca entero llegando a hacer que pierdas todo coherencia que habita en ti. No se si será las sensaciones positivas que guardas, los sentimientos que puedes llegar a sentir o que directamente confundes. Las risas, las caricias, los besos, o simplemente aquellos buenos momentos que pasaste. Da igual que es lo que sea, lo importante es que ese recuerdo se ha instalado de forma ilegal y sin avisar en tu cabeza.

El reencuentro es como esperabas, feliz, cálido, amigable, como siempre fue su presencia junto a ti. Todo transcurre de manera tan natural que no parece que los minutos, horas, días o incluso meses hallan pasado entre vosotros dos. Todo sigue igual, no hay nada diferente que haya cambiado en vuestra situación. Los pensamientos vienen y van intercalados de dudas, muchas dudas, no sabes si reaccionar de la forma en que tus instintos te lo piden a gritos, no sabes si harías lo correcto o no, tu conjunto entero esta de acuerdo como pocas veces pasa en la vida, pero te estas quieto, no quieres estropear aquello que ya estropeaste.

Puede que sea el miedo a aventurarse en un una historia narrada por ti, con dos protagonistas elegidos al azar de casualidad en una noche de otoño, o directamente la cobardía que te reconcome por dentro, el hecho de aferrarte a una persona y dejar de pensar libremente, que tus impulsos se instalen de manera definitiva o por lo menos temporal, de seguir un camino por el cual circulabas solo escogiendo aquellas salidas que mas te gustaban. Son muchas las preguntas a la cobardía, al miedo, pero solo hay una correcta y solo la sabes tú, pero piénsala con cuidado y tranquilidad ya que va a ser tu elección.

 

No dejes que esos recuerdos se vayan nunca de tu cabeza, significan algo especial.