Viaje

 

A veces, no somos conscientes de todo lo que nos rodea, de las personas que nos acompañan en este viaje que es la vida, tampoco nos damos cuenta de las personas que ya se bajaron en estaciones anteriores, el camino continua y mas personas subirán a bordo, pero ninguna de esas personas nuestros nuevos acompañantes podrán suplir la ausencia de los anteriores, ya que ninguna persona es remplazable. Cada persona tiene sus defectos y sus virtudes, y aunque seamos negativos de naturaleza siempre hay que quedarse con las cosas buenas de las personas y de la vida, ya que durante el viaje, durante los momentos en los que viajemos solos, solamente las cosas buenas serán tus acompañantes.
Nunca es tarde para perdonar, para decir te quiero, para arrepentirse, nunca es tarde para gritar tus sentimientos, da igual que el destinario no este cerca de ti en ese momento, o no te acompañe mas en el viaje, solamente grita y ten por seguro que el mensaje llegara.
Arriésgate, salta, grita, corre, llora, ríe, cáete y vuélvete a levantar, el camino es demasiado corto, aprovecha cada segundo de él.
Si saltas demasiado bajo habrá alguien que te impulse, si lloras alguien te tendera su hombro, si te caes, una mano se alzara hacia a ti para levantarte, si corres demasiado ya habrá alguien a tu lado para decirte que dosifiques el esfuerzo.

VIVE

 

Palabras

 

Todo comienzo es dulce, lo saboreas como si fuera el primer bocado de tu vida, al introducir ese manjar en tu boca tus sentidos se nublan dejando pasar todas las sensaciones irracionales por tu cuerpo, tus músculos se contraen por la fuerte implosión que se produce dentro de ti, el desenfreno entra sin avisar haciendo que lo racional y lo correcto no exista en tu vida. Te dejas llevar por las sensaciones producidas, por la novedad del momento, por la calidez de la piel ajena en contacto con la gelidez de la tuya. El beso se hace esperar producido por el nerviosismo que habías conseguido olvidar al estar enfrente del sexo opuesto. El momento llega rápido, cortante, dejándote sin aliento, sin tiempo para reaccionar solamente puedes seguir el compas de su boca, el juego que su lengua quiere empezar con la tuya, las caricias son cada vez mas intensas mas fuerte, vuestros cuerpos entran en una batalla limpia en la que no habrá ningún ganador solamente es por el placer de luchar. La intensidad de la noche en vuestras cabezas avanza a la vez que la pasión se apodera del ambiente, los cristales cada vez más opacos hacen que tus ojos no capten la belleza de la noche, que solo te concentres el la belleza humana que se cierne sobre tu cuerpo. Los besos, caricias, abrazos siguen de forma descontrolada a la vez que los minutos pasan en forma de centésimas de segundos. Eran demasiadas las sensaciones que tu cabeza llego a mezclar en tan poco tiempo, la necesidad de otra persona en tu vida apoderada por el miedo a que alguien te acompañe en tu viaje, los días transcurren de forma rápida y alocada, la comodidad se va haciendo hueco en la monotonía, la intensidad acrecienta de manera intensa y tus pensamientos están confusos, el miedo vuelve a ti como si nunca se hubiera ido, resignándose a dejar tu cuerpo. Las palabras que salieron de tu boca conectaron de manera inmediata con las que tus oídos recogían, pero fueron insuficientes, cada uno tenia una percepción distinta de esas palabras.