Resurge

Nos levantamos para volver a caernos, creemos para volver a olvidar, corremos para cansarnos, reímos para después saber llorar, amamos para saber marcharse. Estoy harto de aprender a cada paso que doy en mi vida, harto de saber, de conocer. Solamente quiero dejarme llevar con la brisa de la mañana, deslizarme con las gotas del rocío, ser arrastrado por la marea mientras mis restos chocan contra los acantilados, sin más horizonte que poder ver.

A primera vista lo detestamos, lo odiamos, lo repudiamos, rechazamos, escupimos, insultamos, arrancamos de raíz cualquier sentimiento, desgarramos hasta ver caer la sangre para no volver  a ver, sentir, degustar, mirar, oler lo más primitivo de los instintos humanos. Pero es la propia gravedad de la tierra la que nos indica el camino y caemos en un coma inducido para así intentar que el dolor sea menor, sin resultados solamente nos apuñalan por las espalda mientras las carcajadas desencajadas vuelven a retumbar en el ambiente, penetrando e hiriendo cada órgano hasta hacerlo añicos, ceniza en un cenicero abarrotado de colillas mal apagadas con marcas de carmín, del barato, el de las putas.

Ves la luz, la brisa, el rocio…No sientes, flotas, te dejas llevar de la mano etérea que siempre te acompaña, pero tu no haces preguntas eres demasiado insensato, confiado. La luz cada vez se va haciendo mas brillante, mas fuerte, mas hiriente hasta que al final….Nada, vacío, soledad, tristeza, amargura, desolación, consuelo, lágrimas. Has caído por el acantilado para poder levantarte de nuevo, retar al sol a un pulso de miradas, quemaras tus pupilas por ganar, por recuperar lo que es tuyo, lo que una vez te arrebataron y la oscuridad se quiere quedar.

No.

La vida es tuya, la sonrisa, los besos, el amor, la alegría, el sexo, los abrazos de bienvenida. Su mirada en la noche, en el día, en tu día, en tu vida.

Levántate, lucha, y persigue tus sueños hasta hacerlos realidad, ellos no van a luchar por ti.

resurgir

Para ti.

Para mi.

Anuncios

Parte 1.

Despertó, pero a los ojos de la oscuridad seguía dormido.

Sucumbido en una desesperación absoluta, una locura transitoria recorría su cabeza a una velocidad endiablada, dejando tras de si sufrimiento y lamento por doquier. El mero hecho de alejarse de  la sombra ya era un sacrificio para el que no había nacido. Envuelto y difuminado en un mar rojo espeso que cubrían sus manos hasta las profundidades de las uñas,  asió con ímpetu un mechón de cabello, tiro con fuerza hacia si para después relamerse los labios al contacto con su boca, profunda, sedosa, húmeda. Aquel placer ya valía un ínfimo pedazo de libertad, tan cara como el beso recién robado. Siguió la ruta marcada con una mirada, no su mirada, si no la del pecado reencarnado  se alzaba ante el como una diosa despampanante llena de jubilo y picardía, pillería y maldad, una altura próxima a la suya hacia mas fácil el juego. La cara alargada terminando en una barbilla casi perfecta, y digo casi porque no hay perfección alguna que exista. Sus ojos irradiaban demasiada luz para la oscuridad que contenían, frágiles, pero grandes, atrayentes, pero desconfiados, una nariz por donde las lagrimas deberían caer con gracia y facilidad, pero eso no era para ella. La boca, que voy ha decir de esa maravilla esculpida por los dioses antes de convertirse en eso mismo, mentiras. Llena de fuego liquido, pasión y regocijo adornada con unos  labios que  a su vez eran compuestos por pequeños surcos donde poder jugar cual niño travieso,  deseoso de explorar sin miedo a ser mordido y devorado. Unas orejas que sobresalían lo escaso de entre la melena oscura camuflada por la poca luz que había en ese cuarto, deslumbrantes, sin más, hechas para oír. La unión entre su cuerpo y aquel rostro esculpido  era un cuello bello hecho para besar y recorrer oliendo el perfume que emanaba de su piel. Los pechos de pura porcelana luminiscente, grandes pero sin alimentar el hambre de ansia. El ombligo era el principio del fin, era el prólogo de la locura, un encantamiento como nunca jamás se había visto dormitaba dentro, una vez cruzaras esta frontera ya no había vuelta atrás, tu mundo cambiaba.

Imagen

Final

Todo empieza.

Su cara sonriendo atravesando los muros de la multitud, su sonrisa brillante acompañada de esos bucles rubios cayendo sobre sus pómulos. La risa entrecortada y contagiosa capaz de asilarte de la sociedad y sumirte en un sueño con un protagonista. Conversaciones extendidas por el calor de su compañía y la dulzura de su aliento. El calor de sus ojos cristalinos como mar virgen, exento  de contaminación y de la gente, expuesto solamente para que disfrutes del baño, sin prisas, pero sin pausas. Tinta impregnada en la piel, recorrida con tus delgados dedos, siguiendo un patrón hasta desembocar en el acantilado de su cuello, acariciado y besado con ímpetu. Su cara desencajada producida por el orgasmo, por el contacto físico en la fría noche, enfocados por las estrellas, siendo participes de lo salvaje, lo pasional y lo criminal. Unos labios carnosos, llenos de recovecos donde posar los tuyos, donde poder recorrerlos con tu lengua. Manos suaves, capaces de dormirte con solo su roce, o despertarte con una simple caricia.

Y todo acaba. 

 

 

Imagen

Deseo

 

La noche empezó apacible, sin hacerse notar, desterrando al sol del cielo poco a poco, silenciosamente. Fue una batalla limpia sin sangre, sin heridos, nos fue arrebatando los pequeños rayos de sol que producían pequeños atisbos de calor en nuestros cuerpos. Pero la noche le robo algunos de esos rayos al sol para que nos acostumbráramos a su presencia, quería ser querida y sabía perfectamente como hacerse querer, con lo que mas queríamos en aquella noche. El calor.

Las cervezas comenzaron solitarias, en un ambiente acogedor, con gente insignificante para mis sentimientos, pero arropado por el calor humano, por los susurros, por las conversaciones ajenas, las sonrisas. La música en un tono apacible y aceptable para mantener una conversación penetraba en los oídos de forma suave, cálida, como un paño de seda que acaricias y que no puedes dejar de tocar. Mis palabras fueron saliendo con el paso del tiempo, a cada trago de cerveza las escupía sin pudor, necesitaba sacar los sentimientos mas ocultos, mas oscuros, necesitaba que mi acompañante me escuchara, me entendiera, me acogiera, y me abrazara en la consolación. Y así fue, fue acogedor, amigable, paciente, apacible conmigo, sabía escuchar, y comprenderme que era lo más importante.

Otra cerveza refresco mi garganta seca por las palabras expulsadas al exterior, con el tercer trago de aquella bebida, de repente y sin avisar, la música desapareció, los susurros de la gente se perdieron en la noche, las conversaciones se escondieron entre las paredes del local, la multitud se evaporo de manera instantánea y silenciosa. Un frio inusual para mis sentidos se apodero de mí. La vi de lejos, entre la multitud, destacada entre la oscuridad, la belleza deslumbro con un destello negro. Me quede paralizado, sin saber donde mirar, como actuar, que decir. Mis manos quietas no podían actuar, mi boca cerrada no podía expulsar más palabras, mis ojos abiertos no podían apartar la mirada, mi corazón latía con fuerza, la sangre revolucionada en mi cuerpo chocaba entre mis venas queriendo que mis impulsos salieran a la luz y contratacaran su oscuridad.

Esperaba una noche apacible, en confianza, rodeado de calidez desprendida por la gente a la que quería. Me costó encontrarla, la incomodidad de mi cuerpo ante la sensación de impotencia iba decreciendo con el paso del tiempo, solo era capaz de amansarla al tenerla enfrente de mí a tan solo escasos centímetros de mi cuerpo solitario. Todas las sensaciones negativas desaparecieron en el momento en que su cuerpo y el mio se fundieron en un abrazo, el primero después de la debacle, el abrazo de la reconciliación, del perdón, de la compasión, un abrazo sentimental. Surgió en plena calle, a merced de la noche, del frio que poco a poco vencía ese calor que a principio de la noche nos engaño. Hubo más, pero todos en un tono desenfocado a la realidad que mi cabeza tenia plasmada. La noche nos iba venciendo, sus armas cada vez más devastadoras nos iba aniquilando uno a uno, hasta que por fin nos rendimos y la dejamos a sus anchas, que recorriera las calles, los callejones sin obstaculizar su labor.

La despedida  fue fría, seca, cortante, rápida. Un ultimo abrazo, lo intente alargar pero yo ya sabia que era imposible, mis brazos se desprendieron de su cuerpo siempre cálido, me di media vuelta y puse rumbo hacia mi vida.