Llegada y Despedida

Llegaste de nuevo, pero no para quedarte.

Es posible que no me oigas escribirte, pero seguiré gritando tinta ya que las palabras se pierden en el océano.

Nunca estuviste cerca, pero siempre te he sentido muy dentro de mi. Somos plenamente conscientes, unos más que otros, que nuestro futuro discurre por estaciones distintas. No se si creer en el destino, pero la verdad que prefiero no aferrarme a él, ya que  cada vez que intento escalar un poco mas para ver el Amanecer caigo de nuevo. Llámame ingenuo, pero puede que cada mañana lo vuelva a intentar, aunque sea perjudicial para mi Corazón.

Recuerdo los escasos abrazos y muestras de cariño que tuvimos y nos dejaron tener. No culpo a las terceras personas de ello, estaban antes y no puedo remediarlo ni tengo los conocimientos suficientes para crear una máquina del tiempo. Puede que sea mejor así, ya que cabe la posibilidad que no nos hubiéramos encontrado, somos millones de habitantes en este Mundo, y ! Oye ¡ ¿ Y si no eres tú?. Pero por ahora y tras mucho tiempo, te has ganado esa posición en mi vida, en mi “ Ranking” particular, y pase lo que pase, venga quien venga, seguirás ahí.

Espero que algún día puedas llenar el vacío que siento, que puedas consolarme y me baste hablarte al oído en vez de escribirte con la poca esperanza de que lo leas, ya sabes, el agua, tinta y papel nunca se llevaron demasiado bien.

Los dos sabemos que podemos seguir andando, nos hicimos fuertes en el camino, separados.

M.

 

8a3c16d2-ad97-49fa-a93b-d5d5ad9367f2

Una noche mas

Se desprendían pedazos de cielo sin razón coherente ni existencial, fuera de la comprensión humana se posaban cual ceniza arrastrada por los vientos tormentosos ante las puntas de mis pies descalzos, revoloteando en remolinos acordes a la desesperación mental construida por los peores arquitectos que puede albergar mi humilde cabeza. Era una lluvia incesante y espléndida a los ojos humanos poco habituados a la oscuridad. En busca de la esperanza perdida en el pasado construyendo una figura etérea y esperanzadora que me sacara de la locura. Ante mí, un único camino, el correcto. Me hablaste con dulzura y con claridad posando sobre mágicas palabras de anhelo y lujuria, acunándome sobre tu regazo verbal y acariciando mi cuerpo con tu mirada casi espiritual. Enseguida me convertí en esclavo de tu pasión y amante de mi cautiverio, hubiera sido una temeridad deshacerme de las ataduras a las que me aferraste con pura seda metálica, ya era demasiado tarde para dar la vuelta y correr en sentido contrario a cualquier movimiento tuyo, ya no. Envenenándome a pequeños transcursos de tiempo,  mi vista cada instante  era más nublada y más confusa, mis pensamientos aunque pareciera extraño se iban agrupando y segregando euforia. No tenía capacidad de reacción, insuficientes eran mis esfuerzos por mantener los ojos abiertos y buscar un aliado en la oscuridad, demasiado tarde ya, intente rozar mi piel pero era una imaginación bastante real, cayendo a grandes zancadas en un abismo cada vez más hondo me iba dando cuenta, lo estaba, muerto.

 Imagen

Esperanza

¿Que es la esperanza?

¿Es un sentimiento? ¿Una sensación? ¿Un acontecimiento?

No sabría como describir lo que es la esperanza, solamente algo ineludible que deseamos, un deseo tan fuerte que nos paraliza los sentimientos tan ardientes que circulan por nuestro subconsciente, por nuestro corazón, por nuestra alma.

Esa palabra mágica, que espera el hombre a que se cumpla, nos aferramos como garrapatas que se agarran a la piel a la espera del trago perfecto, de la gota mas deliciosa que hayan probado nunca.

No se si debemos esperar a que se cumplan nuestras esperanzas, puesto que cuanto mas pensamos en ellas, mas nos cegamos de las demás cosas que circulan en nuestra vida, mas nos bloqueamos en un solo pensamiento, dejamos de respirar, de pensar, perdemos el habito de andar, de reaccionar, perdemos el sentido común que nos caracteriza, nos atemoriza pensar en que nunca llegaran a cumplirse.

Si de nosotros dependiera, esa esperanza, se cumpliría, evidentemente, haríamos realidad los deseos mas ardientes, las locuras mas disparatadas, pero, siempre hay un pero, esta vez, tendremos que seguir esperando.

 

Dedicado al esperanzador.