Lanzamiento

Ya son tantas las veces que todavía no se como mi voz sigue surcando los cielos, esquivando aviones, aves, nubes, tormentas, naves espaciales. Pero aun así el esfuerzo es en vano ya que el sonido se queda siempre a escasos centímetros, los justos, para que tu cerebro no interprete el sonido y lo descodifique para que te diga que te quiero junto a mi.

Da igual cuantas veces se tenga que poner el sol y salir la luna para que el viaje siga siendo eterno. El billete de este encuentro nunca tendrá fecha de caducidad, pero aunque la fecha siempre siga siendo infinita los materiales de los cuales fue creado no son duraderos, y la naturaleza se abre paso, poco a poco, deteriorando las líneas que marcan los años.

Esos años desde que el primer paso que marcó el inicio de una nueva era, una nueva vida que para mi sigue siendo una vida a trompicones, auto engaños y desengaños que me hacen evadirme de lo cruda que es la realidad.

Cierro los ojos mientras los compases de esta canción retumba de nuevo en mi interior, recuerdo tu mano entre la multitud multicultural del lugar, lo fácil que era perdernos y encontrarnos justo en el momento del éxtasis, cuando la voz solista alzó su voz y los tambores retumbaron mientras lo platillos nos mantenían en una levitación continua con el polvo del suelo abrazándonos, bailando al son de la noche, de nuestra noche, nuestro concierto, solos, tu, yo, y la multitud muda y sorda.

 

Otra vez viene, lo oigo salir de las profundidades, ahí viene, abriéndose paso, luchando contra mi propio cuerpo.

Ahí va otra vez, otro lanzamiento hacia el espacio exterior.

M.

Llegará el día que todo muera, pero hasta entonces vivamos.

Featured image

Anuncios

Otro Lunes más

Otro Lunes más.

Poco a poco el Otoño empieza desempaquetar las maletas dejando entrever los últimos rayos cálidos del sol los cuales buscamos con ahínco para poder refugiarnos de la soledad del frío. Rodeado de gente, de conversaciones a las que no presto atención, extraído de la realidad intento encontrarme sin éxito, integrándome con frases inacabadas, con gestos de complacencia. Te busco, pero no te encuentro. Muchas son las caras que estudio al detalle, observando impacientemente a que llegue el destello que deseo, se hace esperar. Entre el bullicio aparece una silueta, mi corazón deja de latir, el mundo se para a mi alrededor  y yo observo la posición de la gente intacta ante el deseo que siento, pestañeo incasable buscando la manera de volver, esperando a la que las manillas del reloj vuelvan a correr, sintiendo la sangre avanzando por mi cuerpo. Busco el contacto visual, pero solamente consigo un par de milésimas de segundos para poder apreciarte,  para poder disfrutar otro día más de tu sonrisa embriagadora, de tus ojos cálidos iluminando la calle, de tu pelo jugando distraídamente con el aire otoñal, hasta que por fin empieza el juego del escondite entre tú y yo, intento sonreírte pero he perdido el control de la musculatura de mi cuerpo, me siento como una marioneta llena de hilos que se han enredado en tus manos, esas manos las cuales algún día querría sentir en contacto con mi piel, acariciándome, rodeándome, sujetándome para que no vuelva a caer al abismo del que tanto sufrimiento me causó. Soy consciente de que las horas pasan mas rápido, que el anochecer pide paso en nuestras vidas, no tengo prisa, pero tampoco me sobra el tiempo, se está acabando, cada segundo que pasa es una oportunidad perdida, un palabra ahogada en el fondo de mi garganta, un beso desperdiciado, apagado y sufrido en mi interior.

Cuando por fin notaste mi presencia, tus ojos iluminaron mi rostro haciéndolo volver a la cruda realidad, fueron escasos segundos, pero bastantes para retomar las fuerzas para empezar un nuevo día.

Martes.

Miércoles .

Jueves.

Cuando despertamos por la mañana, bajamos a desayunar, nos preparamos las tostadas, calentamos el café con dos cucharillas y media de azúcar, comemos tranquilamente, te preparas la ropa concienzudamente, te duchas, te vistes, te peinas y te vas. En lo que te puede llevar un periodo de una hora, ¿cuántas veces en esa hora has pensado en ella?

Es justamente lo que me paso a mí, ese Jueves. Desde que el despertador de mi móvil se acciono y dejo salir las notas musicales por el altavoz, hasta que la vi de nuevo transcurridas tres horas, mi cabeza no paraba de dar vueltas y vueltas, era una montaña rusa, y desde arriba divisaba toda la gran ciudad que me rodeaba. Lastima que cayera estrepitosamente desde lo más alto.

No soy adivino, pero dentro de mi en lo más profundo, escondida, agazapada como un animal apunto de saltar hacia su presa sin que esta se haya percatado que esta siendo vigilada, hasta que ocurre lo inevitable, la engancha con sus garras mientras que con sus colmillos afilados la desgarra el cuello desangrándola, cayendo inerte a los pies del depredador, así, justamente así me sentí yo cuando esa sensación se dejó ver junto con la verdad. Para una vez que me enfundo el traje de Superhéroe, que me envalentono, le planto cara a los villanos, a los malhechores y estoy dispuesto a pegar el salto y surcar los cielos con mi vuelo, se tiene que cruzar el motor a reacción de un avión en mi camino, pero aunque magullado sigo conservando algún poder, en este caso el de la recuperación de mis tejidos, aunque con lentitud, pero poco a poco y dolorosamente se va cosiendo punzada a punzada mi corazón, y salir más fuerte y con más confianza, perseverancia y paciencia, porque ya se sabe que al final siempre ganan los buenos. Se que mi medicina sera su sonrisa de cada día, su mirada que  penetra en mi y paso a paso va recorriendo todo mi cuerpo para así ponerme en pie y poder devolver el gesto, poder acercarme a ella y notar su calor, su aliento, el perfume que se escapa de su cabello, poder observar con atención los surcos de sus labios, las imperfecciones que hacen la perfección de su ser, ser afortunado de volver a oír su dulce voz otro día mas, poder pasar de ser un peón manejable en el tablero de cuadros blancos y negros, pasando a ser una torre, un alfil hasta ocupar el puesto del rey, al lado de la reina. Soy plenamente consciente que que Roma no se hizo en dos días, pero todos los caminos llevan a ella, y losa a losa, el camino se crea y paso a paso te plantas frente a una de las ciudades más maravillosas de la historia, contemplando boquiabierto la maravilla de sus monumentos, sintiéndote como un guerrero en el Coliseo, derramando sangre, la tuya y la de tus adversarios hasta que te perdonan la vida.

L.

Image

Luz

Desde que me despertaron de mi letargo, desde el primer latido de mi corazón, desde la primera bocanada de oxigeno, desde el primer contacto con tu piel, desde el primer beso en mi frente, desde que mis músculos se desentumecieron, desde que mis ojos sintieron el atisbo de la luz, desde mi primer llanto, mi alma quedo ligada instantáneamente a la tuya.

Han pasado ya muchos años, pero TU presencia siempre ha sido notable en mi vida, como protagonista que has sido, pero muchas veces oculta en mi sombra, a la espera del momento idóneo para salir a escena, pero siempre dejando que siguiera mi propio sendero aunque ese camino no fuera el correcto, aunque tuviera que tropezarme con los baches producidos por el desnivel del mismo, aunque no siguiera las señales luminosas claramente evidentes, aunque mis acompañantes en el viaje no fueran los mas aconsejables, TU, siempre has estado cuidando de mi.

Muchas veces han sido los que mi impulsos demasiado alocados han desobedecido tus sabios consejos, pero aun así, TU seguiste siendo fuerte para mantenerte a mi lado, para arroparme en las noches mas gélidas, para abrazarme cuando mi alma se sentía desamparada, para aconsejarme cuando mas lo necesitaba, para conseguir que esbozara una tímida sonrisa en los momentos mas desolados, TU, fuiste incluso capaz de renunciar a tu fuerza para transmitírmela.

No podría expresar solamente con palabras lo que significas para mi, los adjetivos se quedarían cortos al intentar describirte la importancia de tu presencia en mi vida, eres mas que un amigo, mas que cualquier vinculo que pueda existir.

TU eres la responsable de hacerme ver la LUZ de esta maravillosa vida, que palmo a palmo, paso a paso, metro a metro, estoy recorriendo gracias a ti.

Te quiero…

8 de Febrero de 1959

Sentimientos

Siempre me repito una pregunta a mi mismo, ¿ Por que nos cuesta tanto sacar a flote los sentimientos?

Los sentimientos, esas sensaciones que tenemos guardadas en lo mas profundo de nuestro ser, que hay veces que nos reconcomen por dentro, que no nos dejan dormir, no nos dejan pensar con claridad, a veces no paramos de darle tantas vueltas a esa sensación, lo fácil que seria sacar todo lo que tenemos dentro, rebuscar, y desprendernos de ellos hacia la persona indicada, pero claro, una vez te encuentras de frente esa persona, con el guion escrito de antemano, repasado miles de veces en tu cabeza, incluso de frente al espejo de tu casa, esa situación, se nos hace cuesta arriba, una pendiente de 90% de inclinación, nos sudan las manos, no somos capaces de mirar a los ojos a nuestro contrincante, pero a la vez tenemos la necesidad de hacerlo, te mira con esos ojos de se lo que estas pensando, pero se que no te atreves a decírmelo por el miedo a mi contestación, si nos paramos a pensar en todo eso, nunca seremos capaces de sacar a flote esos sentimientos, y si no lo hacemos, nos arrepentiremos siempre.

Como ser humano que soy, pienso, que sacar todo lo que sentimos hacia esa persona, solo nos hará bien, porque nosotros inconscientemente hemos elegido a esa persona para expresar todo lo que sentimos, ya que es ella la que nos hace sentirnos así.

No pensemos, actuemos.