Búsqueda

La noche se cierne sobre mi coche, la brisa cálida más propia de una noche de primavera se cuela por la ventanilla acariciando mi rostro todavía despierto, la música y sus vibraciones se cuelan por mi piel y erizan mi pelo. A cada calda de mi cigarro mas me introduzco en mi subconsciente, el humo producido por el mismo dibuja figuras en el interior de mi coche haciendo que me introduzca en un sueño ligero pero armónico.

Miro al horizonte y veo las luces de la civilización mientras yo oculto tras la oscuridad intento alejarme de ella, de huir. Son varias las sensaciones que circulan por mi cuerpo y los pensamientos que divagan por mi cabeza, mi mente poco a poco se va alejando de la realidad, de la noche y se va vaciando. El tiempo no existe en este momento, a cada minuto que transcurre entre el metal azul de mi coche me desvanezco, una parte de mi se escapa de mi cuerpo flotando, evaporizándose hacia el exterior, hacia el cielo. Intento comprender esta sensación que hacia tiempo que no sentía y experimentaba, me dejo llevar, no hay ningún guía en este trayecto, ya lo conozco pero hacia tiempo que no lo transitaba. El cigarro se consume al igual que el tiempo, se acerca el final, lo presiento, la comodidad del momento, la calidez del instante me hacen aferrarme mas a esta sensación que hacia tiempo que necesitaba, me he encontrado a mi mismo. Una  luz destella a mi izquierda, el fogonazo se introduce e impacta contra mi rostro escondido en la noche, la luz es tan fuerte que mis parpados se ven obligados a abrirse. Se aproxima un coche, caigo de nuevo en mi cuerpo, flotando, deslizándome de forma suave y armónica, pongo en marcha el motor y acelero.

Anuncios

Frío

No se si sera esta ola de fío que esta abordando la península, ese frío que se cuela en cada hueco mas profundo de tu cuerpo, el cual hace que se estremezcan los huesos mas fuertes que habitan en nuestro interior, ese frío que recorre a sus anchas allí por  donde pasa, dando paseos por la cabeza, haciendo que a su vez se nos congelen los pensamientos mas escondidos, ese frio que nos confunde, que nos hace pensar cosas que no sabemos si son reales o irreales, ese frio que en definitiva se apodera de nosotros sin la mas minima compasion hacia el cuerpo huesped.

Puede que sea el frió, pero también puede ser la música que me rodea, aquella música que se clava como millones de agujas, haciendo que nuestro cerebro reaccione con esa sensación que nos da miedo sacar a la superficie, esos pensamientos que en momentos de debilidad son mas fuertes que nosotros mismos.

Pero también pueden ser las corrientes eléctricas que producidas por nuestro subconsciente se apoderan de nosotros hasta el punto de bloquearnos en ese pensamiento, esa sensación que anhelamos a mas no poder, que queremos tener y guardarla para que no se vaya nunca, que nos proteja cuando tengamos miedo, o incluso en las peores pesadillas, que te levantas sudando de la cama. Ese pensamiento que nos abraza, pero en verdad lo que queremos es que nos abrace lo físico no la fantasía , esos centenares de huesos cubiertos de los millones de musculos, a su vez envueltos en esa piel palida, con sus marcas reconocibles alli donde estemos, esa melena que da igual en que posición este puesta, pero que aun asi nos sigue enamorando.

En definitiva, no se que sensación es la que me atrapa.

¿El frío?

¿La música?

¿Las corrientes eléctricas?