Viaje

 

A veces, no somos conscientes de todo lo que nos rodea, de las personas que nos acompañan en este viaje que es la vida, tampoco nos damos cuenta de las personas que ya se bajaron en estaciones anteriores, el camino continua y mas personas subirán a bordo, pero ninguna de esas personas nuestros nuevos acompañantes podrán suplir la ausencia de los anteriores, ya que ninguna persona es remplazable. Cada persona tiene sus defectos y sus virtudes, y aunque seamos negativos de naturaleza siempre hay que quedarse con las cosas buenas de las personas y de la vida, ya que durante el viaje, durante los momentos en los que viajemos solos, solamente las cosas buenas serán tus acompañantes.
Nunca es tarde para perdonar, para decir te quiero, para arrepentirse, nunca es tarde para gritar tus sentimientos, da igual que el destinario no este cerca de ti en ese momento, o no te acompañe mas en el viaje, solamente grita y ten por seguro que el mensaje llegara.
Arriésgate, salta, grita, corre, llora, ríe, cáete y vuélvete a levantar, el camino es demasiado corto, aprovecha cada segundo de él.
Si saltas demasiado bajo habrá alguien que te impulse, si lloras alguien te tendera su hombro, si te caes, una mano se alzara hacia a ti para levantarte, si corres demasiado ya habrá alguien a tu lado para decirte que dosifiques el esfuerzo.

VIVE

 

Anuncios

Reencuentro

 

Todo comienza en el momento en que un recuerdo es revivido a la perfección por tu cabeza, ese instante en el que tu, tu cuerpo y tu mente estáis completamente idos de la realidad, en que eres un ente, solamente estas ahí de forma física no espiritual. Ese recuerdo llega como una luz, un fogonazo, sin avisar si quiera, pero lo hace con tanta fuerza que te trastoca entero llegando a hacer que pierdas todo coherencia que habita en ti. No se si será las sensaciones positivas que guardas, los sentimientos que puedes llegar a sentir o que directamente confundes. Las risas, las caricias, los besos, o simplemente aquellos buenos momentos que pasaste. Da igual que es lo que sea, lo importante es que ese recuerdo se ha instalado de forma ilegal y sin avisar en tu cabeza.

El reencuentro es como esperabas, feliz, cálido, amigable, como siempre fue su presencia junto a ti. Todo transcurre de manera tan natural que no parece que los minutos, horas, días o incluso meses hallan pasado entre vosotros dos. Todo sigue igual, no hay nada diferente que haya cambiado en vuestra situación. Los pensamientos vienen y van intercalados de dudas, muchas dudas, no sabes si reaccionar de la forma en que tus instintos te lo piden a gritos, no sabes si harías lo correcto o no, tu conjunto entero esta de acuerdo como pocas veces pasa en la vida, pero te estas quieto, no quieres estropear aquello que ya estropeaste.

Puede que sea el miedo a aventurarse en un una historia narrada por ti, con dos protagonistas elegidos al azar de casualidad en una noche de otoño, o directamente la cobardía que te reconcome por dentro, el hecho de aferrarte a una persona y dejar de pensar libremente, que tus impulsos se instalen de manera definitiva o por lo menos temporal, de seguir un camino por el cual circulabas solo escogiendo aquellas salidas que mas te gustaban. Son muchas las preguntas a la cobardía, al miedo, pero solo hay una correcta y solo la sabes tú, pero piénsala con cuidado y tranquilidad ya que va a ser tu elección.

 

No dejes que esos recuerdos se vayan nunca de tu cabeza, significan algo especial.